Publicidad

Los científicos que están involucrados en la búsqueda de una vacuna contra el COVID-19 podrán descargarse de tareas manuales

MÓSTOLES/ 24 MARZO 2020/ Un grupo de científicos del CNRS en Francia, la Sociedad Max Planck en Alemania y la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid han creado un servicio comunitario – Crowdfight COVID-19- para unir los esfuerzos y redirigir sus recursos científicos a la lucha contra el coronavirus.

Gracias a esta iniciativa, que funciona a modo de plataforma, los científicos que están involucrados directamente en la búsqueda de una vacuna contra el COVID-19 podrán descargarse de tareas manuales y enfocarse en el trabajo más complejo, según destacan desde la URJC en una nota.

Publicidad

Además, nuestra plataforma les puede permitir iniciar proyectos que requieran enormes cantidades de trabajo manual y que serían imposibles sin nuestra comunidad de voluntarios”, ha señalado la investigadora de la URJC Sara Arganda, que es coordinadora de la iniciativa en la universidad.

Arganda ha explicado que, a día de hoy, muchos científicos altamente cualificados están dispuestos a donar su tiempo y sus capacidades para luchar contra el COVID-19, desde virólogos que no disponen de los recursos necesarios hasta investigadores en disciplinas diferentes.

Sin embargo, esta comunidad científica requiere de coordinación. Para poner remedio a esta problemática, surge esta iniciativa -Crowdfight COVID-19- con el objetivo de poner a la comunidad científica en su conjunto al servicio de la investigación sobre el coronavirus”, añade la investigadora.

Publicidad

A través de la plataforma, los investigadores pueden hacer cualquier petición, desde la realización de una tarea sencilla, como transcribir datos o anotación de imágenes, hasta el establecimiento de colaboración científica con otro grupo, pasando por simples preguntas técnicas sobre temas que se salgan de su campo.

Ahora mismo muchos científicos, desde predoctorales hasta investigadores establecidos, estamos en casa con el trabajo parado y, aunque siempre hay algo que hacer, también hay ganas de ayudar”, insiste Arganda, quien considera que dada la coyuntura actual, se dan las condiciones para que la comunidad científica se ponga al servicio”.

Uno de los campus de la URJC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.