Publicidad

Empezó Reino Unido con más de 70 casos de hepatitis aguda detectados en niños menores de 10 años en su país. Después le han seguido Estados Unidos, Irlanda, Dinamarca, o Países Bajos.

Pero España no se ha librado, y se han encontrado hasta el momento tres niños con hepatitis aguda severa de origen desconocido, requiriendo uno de ellos un trasplante de hígado.

Publicidad

El pasado martes 19 de abril el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermerdades (ECDC, por sus siglas en inglés) apuntó a un «agente infeccioso» como la causa más probable de esta hepatitis aguda de origen desconocido en niños. Pero todavía no hay nada claro.

Así, desde el Ministerio de Sanidad se lanzó la semana pasada a las comunidades autónomas una alerta de la OMS al respecto, y desde entonces todas se encuentran expectantes ante la aparición de casos similares a estos descritos.

El presidente de la SEPEAP, el doctor Cristóbal Coronel, quiere llamar a la calma a los padres españoles porque, según aclara, se trata de casos aislados en primer lugar, y después porque dice que parece que no están relacionados ni con la infección ni con la vacunación frente a la COVID-19.

Como señala Coronel, la hepatitis es un proceso inflamatorio del hígado, que lo puede producir desde un virus (lo más frecuente), hasta intoxicaciones, la toma de medicamentos o de alcohol,  así como otros factores o circunstancias. Dice que cada vez se están descubriendo más virus hepatotrópicos, y hay descritas hepatitis A, B, C, D y E

Los síntomas

El doctor Coronel advierte de que la mayor parte de las consultas de Pediatría son de sintomatología respiratoria, o bien de cuadros de vómitos, diarrea o fiebre, patologías habituales entre los menores.

Entonces, ¿cómo distinguir estos procesos habituales de una hepatitis? Dice que los síntomas de la hepatitis se corresponden generalmente con fiebre, dolor abdominal, náuseas, vómitos, o diarreas, pero distingue a la hepatitis un pipi del color del coñac (oscuro), las cacas blanquecinas, y la piel se pone amarilla. El diagnóstico dice que se confirma mediante un análisis de sangre de transaminasas unas sustancias cuyo aumento denota una inflamación activa del hígado (hepatitis).

Según destaca el presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) en este caso que nos atañe «no sabemos si se ha producido por un tóxico o por un virus, porque los casos no están relacionados, ni han viajado, ni se relaciona con la COVID-19. No se sabe a qué puede deberse. Por eso se habla de casos de origen desconocido. Ahora mismo estamos haciendo una búsqueda activa de los casos que sospechemos«

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.