La pandemia provocada por la Covid-19 no sólo está teniendo un impacto sísmico en la salud pública mundial, sino que también está provocando un caos en la economía, con interrupciones en la cadena de suministro y escasez de mano de obra, un gran problema para las empresas de todo el mundo.

Los cambios que se han producido en el mercado laboral son cada vez más pronunciados, ya que muchas personas abandonan voluntariamente sus funciones justo cuando la demanda de trabajadores aumenta a medida que las economías se abren.

Los economistas afirman que los cambios demográficos, como el envejecimiento y la jubilación de los trabajadores, son un factor que contribuye a la escasez, así como los controles fronterizos y los límites a la inmigración, y la demanda de mejores salarios y acuerdos laborales flexibles.

En consecuencia, se producen graves interrupciones de la cadena de suministro en todo el mundo, con industrias clave que luchan por recuperar el impulso debido a la falta de trabajadores o de materias primas, obstaculizando el crecimiento económico y provocando escasez de productos y servicios para los consumidores.

Falta de mano de obra cualificada

Con un 14,1%, España es el país con la tasa de desempleo más elevada de la OCDE, del 14,1% y el segundo país de la clasificación en paro juvenil, con una tasa de desempleo entre los menores de 25 años del 29,2% a cierre de noviembre, sólo superada por la de Grecia, del 39,1%.

Sin embargo, a pesar de estas cifras, el mercado laboral español no está preparado para cubrir todas sus bases. Hay vacantes que quedan sin cubrir por falta de profesionales cualificados, sobre todo para puestos de trabajo de transformación digital, pero también en otras áreas donde existe gran preocupación: los oficios tradicionales.

Tal y como revela la consultoría Adecco en su último informe sobre perfiles deficitarios y escasez de talento en España, los tres perfiles profesionales tradicionales con mayor demanda actualmente son: técnicos asociados a la industria, personal sanitario casi de cualquier nivel y administrativos con idiomas.

Por lo que respecta a la demanda de personal técnico asociado con la industria, cabe destacar que son profesiones de toda la vida, pero muy vinculados a la herencia familiar y cuyo conocimiento se iba trasladando de generación en generación, algo que ya no es costumbre. Estamos hablando de electromecánicos, soldadores, técnicos de mantenimiento, torneros, fresadores… profesiones con alta demanda, pero donde reina la falta de cualificación del personal.

Y es que, este tipo de trabajadores ha de saber desenvolverse a la perfección con todo tipo de máquinas industriales y herramientas como juegos de llaves fijas, máquinas para soldar, compresores de aire, generadores eléctricos, y mucho más.

Para acceder a ellas, hoy en día han de acceder con una titulación de Formación Profesional que certifique dicho conocimiento.

Por otra parte, el personal sanitario siempre ha sido un perfil profesional muy demandado, pero, con la llegada de la pandemia, la demanda de este tipo de profesionales ha aumentado de forma considerable.

En cuanto a los perfiles administrativos con idiomas, esta es una de las áreas que más ofertas de empleo ha recibido durante los últimos años, según el informe Infoempleo Adecco.

Especialistas en TIC

El hecho de que las soluciones TIC estén cada vez más «integradas» en casi todos los sectores económicos, junto con la creciente digitalización de la economía, explica la creciente demanda de profesionales de las TIC, no sólo en las actividades relacionadas con el sector de los servicios, sino también en las relacionadas con la industria. Sin embargo, está demostrado que la demanda sectorial de estos profesionales supera su oferta.

En este caso, la escasez está relacionada con la falta de candidatos con las competencias adecuadas. En el caso de los especialistas en TIC, las empresas necesitan empleados que posean las competencias técnicas pertinentes, además de aquellos que sean capaces de demostrar su capacidad de iniciativa y de trabajo en equipo, junto con habilidades comerciales para interactuar con éxito con los clientes. También se requiere un buen conocimiento del inglés.

Estos requisitos de competencias adicionales dificultan la búsqueda de profesionales adecuados. Las ofertas de empleo para especialistas en TIC son una de las más difíciles de cubrir en España.

En el futuro se prevé una fuerte demanda de programadores y desarrolladores, community managers/especialistas en marketing basados en las TIC y especialistas en diseño visual y creatividad digital. También se han identificado varias ocupaciones emergentes (administradores de sistemas en la nube; expertos CTO en tecnologías WEB; especialistas en realidad virtual; expertos en diseño UX; expertos HPC o gestores de ecosistemas YOD, entre otros).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.